25 de diciembre de 2008

Alquimia



Me sucede cada vez más: tecleo palabras en el ordenador que luego no aparecen en la pantalla. No están en otro archivo ni en otra parte del texto. Sencillamente desaparecen. Supongo que serán esas las únicas que realmente se salven, y que en el fondo uno escribe esperando que de vez en cuando alguna de sus palabras se libre de la quema del tiempo y de la mediocridad. De momento uno confía solamente en la alquimia de todas esas palabras perdidas que sabemos que existen y que deben estar en alguna parte dándole formas a otras sombras y a otros sueños que algún día seguro que acabaremos leyendo.

No hay comentarios: