21 de marzo de 2009

Destinos

El destino no se escribe. Somos nosotros los que vamos caminando hacia él.

2 comentarios:

© loki vinodelfin dijo...

Ese no protagonismo del destino sino del que lo va vivienndo lo comparto. Es fundamental que nosotros seamos quienes creemos este mundo. Aquellos que creen que el destino nunca depende de nosotros les podría decir aquello que decía `Amelie´ en un puesto de frutas y verduras.."Usted nunca será una hortaliza, porque incluso las alcachofas tienen corázón".

Un abrazo Santiago.

Anónimo dijo...

Existe el destino, la fatalidad y el azar; lo imprevisible y, por otro lado, lo que ya está determinado. Entonces como hay azar y como hay destino, filosofemos.
Séneca.

AMOR VERDADERO

No, no aparta a dos almas amadoras
adverso caso ni crüel porfía:
nunca mengua el amor ni se desvía,
y es uno y sin mudanza a todas horas.

Es fanal que borrascas bramador
ascon inmóviles rayos desafía;
estrella fija que los barcos guía;
mides su altura, mas su esencia ignoras.

Amor no sigue la fugaz corriente
de la edad, que deshace los colores
de los floridos labios y mejillas.

Eres eterno, Amor: si esto desmiente
mi vida, no he sentido tus ardores,
ni supe comprender tus maravillas.

William Shakespeare

http://www.youtube.com/watch?v=WLaY2VcIEqo