18 de marzo de 2009

La muchacha del chelo

Todos hemos soñado alguna vez con esa muchacha melancólica y bella que toca el violonchelo en las tardes de otoño. Cuando interpreta a Bach seguro que ella también añora los grandes amores que nunca tuvo.

5 comentarios:

Lunática dijo...

Muchacha/o...con el chelo: imagen y sonido que acopla perfectamente.
¿Conocen "El contrabajo" de P. Süskind? Recomiendo su lectura

Mientras com saludo de buenos días, ecuchen:
http://www.youtube.com/watch?v=7N5HNMR9elM&feature=related

© loki vinodelfin dijo...

Mientras resuena Bach en sus acordes llenos quizás de tristeza una mirada se cruzaría con ella. La mía, sin duda. Los sonidos muchas veces llevan más sentimiento que notas musicales. Los gestos, las miradas, ese silencio que se hace cuando toca la última nota. Y luego, luego...Quizás ella no lo cuente.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Soy, aunque ya

no sea más quien fui,
para ser sin ti.

"La historia de los hombres es un instante entre dos pasos de un caminante."


Franz Kafka

Anónimo dijo...

Sublime.http://www.youtube.com/watch?v=9_2MpUFix4k

Editor dijo...

No he leído El Contrabajo, Lunático, trataré de buscarlo. Genial lo de Albinoni: guardo muchos reuerdos imborrables en ese adagio.
Hola Ángel, claro que los sonidos guardan sentimientos. Realmente nacen de ellos, por lo menos los sonidos que valen la pena.
Como siempre, Kafka poniendo la sabiduría en este enrevesado camino diario de contradicciones.
Y qué decirte de esas suites de Bach. Sería incapaz de sobrevivir sin acercarme a ellas por lo menos una vez a la semana. Ciertamente, como dices, la interpretación es sublime.