8 de abril de 2009

Despertares

En mitad de la noche, cuando nos despertamos súbitamente, hay siempre dos o tres segundos cruciales en los que nos situamos y asumimos que no estamos muertos y que no nos hemos quedado formando parte del último sueño.

3 comentarios:

© loki vinodelfin dijo...

Y esa sensación provoca un descoloque natural que desemboca para muchos en un alivio, en otros un castigo. Pero, ¿y si estamos viviendo ese sueño en el otro lado? Ahí quizás el no saberlo nos hace ser felices.

Un abrazo Santiago.

mucho_que_contar dijo...

¿Podemos estar seguros qué ese estado de "consciencia" no forma parte de ese sueño?

Algunos sueños parecen tan reales...Y otras situaciones de la vida tan oníricas... que todo resulta de lo más inquietante

Anónimo dijo...

Quizá la vida fuera un sueño, quizá cuando nacemos es cuando caemos dormidos y cuando morimos es cuando despertamos de este largo sueño, ¿Cuántos años? ¿40, 60, 100 años? Quizá esos 60 años de nuestra vida no son más que un suspiro, como cuando duermes y en el sueño pasan muchas cosas en apenas 8 horas de sueño e incluso menos.


Nada de esto es real, todo es una ilusión de nuestra verdadera mente dormida que algún día despertara. ¿Por qué van a ser los sueños falsos y esto real? Tal vez podamos decir que los sueños no son reales por que salen cosas sin sentido y sin relación alguna con la realidad, pero quizá esta realidad es la que no tiene sentido y los sueños si.