9 de mayo de 2009

Carencias divinas

Ya es hora de que asumamos que no tenemos cerca ningún paraíso y de que no hay en nosotros resto alguno de ángeles o de dioses.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Si la muerte no fuera el preludio a otra vida, la vida presente sería una burla cruel.

Mahatma Gandhi

http://www.youtube.com/watch?v=P_uBQ9jvAZU

Karmen dijo...

Quizá el problema está en creer en el paraíso eterno. Ése no existe, y ahí sí estaremos de acuerdo tú y yo... pero el paraíso sí que existe, Santiago.

Para los niños estar en su parque favorito se parece bastante a estar en el paraíso; para un anciano ver a su nieto jugando en el parque es casi como estar en el paraíso; para un padre ver la cara de alegría de su hijo en un tobogán de ese parque lo acerca al paraíso; para una pareja enamorada está en su cafetería favorita... El paraíso existe, es efímero y vive en las pequeñas cosas...

Un abrazo y buen fin de semana :)

josé luis sánchez dijo...

Cuesta aceptarlo. Preferimos hacernos los despistados para seguir soñando con otros cuentos...o químeras.

© loki vinodelfin dijo...

El paraíso está en continuo movimiento, alejándose de la idea de eternidad impredecible. No está en las imágenes, sino en el sentido que le damos. Hay paraísos en una mirada, una caricia, una risa por una ocurrencia de un hijo, por una voz que nos apoya en nuestro camino.

http://www.youtube.com/watch?v=0KzAQs9m1s4&feature=related

Un abrazo Santiago.

Editor dijo...

Cada cual, querido anónimo, puede soñar con lo que más le interese o lo convenga para cuando ya no estemos. A mí particularmente me importa una higa lo que pase conmigo porque presiento, o lo intuyo desde mi agnosticismo, que no habrá nada, como no había nada (que uno recuerde) antes de venir aquí.
Estoy completamente de acuerdo con Karmen en esa cercanía de los paraísos. Lo que hay que hacer es buscar cada vez más motivos para recrearlos y anhelarlos, y no vivir como autómatas que pasan por aquí sin darse cuenta de que están pasando. Hay que ser conscientes en todo momento de esos 21 gramos que nos enlaza David para no desperdiciar ni un solo instante, y tampoco ninguna mirada. Estoy con él en ese continuo fluir del paraíso (también el infierno está en constante paso, no lo debemos olvidar cuando parece que amenaza con quedarse para siempre). Tienes razón, José Luis, la mitad de las veces nos hacemos los despistados y también nos creemos un poco dioses y muy eternos. Supongo que forma parte de nuestra adaptación al medio y al propio sentido de nuestra existencia.

Anónimo dijo...

Cierto qué cada uno se fabrica sus propios paraisos
Según nos convenga.
Las ondas de radio no se vén,pero tú enciendes tú receptor y lo escuchas.
No solo somos materia,tambien somos energia una energia que tiene que pasar obligadamente por la materia
`para evolucionar hacia algo
que por ahora no podemos identificar.

Hace muy poco tiempo me contarón testimonialmente un niño de 4 años nacido en londres que lloraba y decia que su pdre y su madre vivian en francia.Con una serie de datos tan estrictos
Que al fín sus padres fueron a comprobar todo lo que el niño decia.
Y mira tú por donde el niño llamó papá y mamà llorando y tirandose a los brazos de la familia francesa,verificando cada detalle de los datos con que la familia contaba

¿cosas de la vida?,causalidades o algo que todavia por ser tan crueles y limitados no sabemos entender y preferimos ignorar...
Yó por si acaso le mando mucho amor a todos los seres que pasan por mi vida
Yá que esa luz que envio sérá la que me alumbre cuando pase por el tunel,
hacia el otro lado del tiempo de la muerte o del olvido...


http://www.youtube.com/watch?v=NlT8yeEYbMs

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=GVwJNg4Wgq4

Hoy este sitio es mi pequeño paraiso.

Editor dijo...

Entre Bach y Memory. Muchas gracias por esos maravilosos enlaces. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Recuerdo la época en la que sabía lo que era felicidad, deja que la reminiscencia viva otra vez!!!!

muchasmiradas dijo...

Nosotros contruímos esos paraísos o infiernos, en esta vida (la terrenal).
Y después de la muerte nos espera lo que cada uno crea.Para mí que sí, que hay algo.
Saludos.

Miranda dijo...

Carencias divinas
esencias absolutas
de paraísos intrínsecos
y de soledades esenciales.
Donde quedo el ego dios
y el ángel caido?
Me encuentro sola...