21 de mayo de 2009

Raymond Carver



Si me necesitas, llámame
Editorial Anagrama. 126 páginas. 9 euros

¿Cómo recomendaría un libro de Raymond Carver a alguien que no haya leído nada de Raymond Carver? Podríamos empezar hablando de la fuerza de cada una de sus palabras, de sus ritmos cortantes y, por supuesto, de su ironía y de sus seres desangelados, perdedores y con un destino que uno intuye siempre fatal. Pero detrás de esos desastres personales se esconde un acercamiento certero a la realidad que todavía estamos viviendo, aun cuando él sitúe las historias en los años cincuenta o sesenta. Y además esa aproximación se realiza con mirada poética y con una distancia que evita la caída en maniqueísmos. Carver escribe su historia y nosotros le damos forma a partir de nuestras experiencias y de los personajes semejantes que hemos ido conociendo. Desde la sencillez, que siempre es lo más difícil aunque parezca todo lo contrario, el escritor norteamericano nos abre una puerta por la que poder colar nuestros miedos, nuestros sueños y nuestra innata necesidad de ficción, de contar y de que nos cuenten historias.

Si me necesitas, llámame recoge varios cuentos cortos que Carver dejó inéditos. En todos ellos reconocemos el mismo fondo que ya habíamos encontrado en Catedral o en sus formidables poemas. En este caso quizá sean más autobiográficos, sobre todo en los personajes que se pierden en el alcoholismo y en el fracaso más descorazonador. Carver no llegó a cumplir los cincuenta años, no envejeció. Sus personajes y sus historias también han quedado a salvo del paso demoledor del tiempo. Parecen escritas ayer mismo.

1 comentario:

Karmen dijo...

Pues me lo apunto :)

Cuando un escritor muere joven parece que su obra también se contagia de esa eternidad anexa al que se convierte en leyenda.

Un saludito.