3 de junio de 2009

Estampas urbanas

Hay ciudades que llevan siglos arrastrando los mismos viejos solitarios que se acompañan de tres o cuatro perros famélicos recogidos en la calle.

5 comentarios:

Treinta Abriles dijo...

Una vuelta más:

Hay ciudades en los que, sus monumentos, siguen observando, con frialdad, los mismos viejos solitarios que sea acompañan de tres o cuatro perros famélicos recogidos en la calle.

Anónimo dijo...

Un clasico maestro.

http://www.youtube.com/watch?v=6NTozy51AY0


Tu mano recoge de mi piel el tiempo,
incansable borra todo viejo amor
y regresa de la caricia como una alondra
que se debate en lo oscuro
sin encontrar la luz de la mañana
Después, serena mi cabello
en algún odio enmarañado
y llama a esa niña que enciende sus ojos
con tu boca y reza silencios
cuando los labios se acercan a tu
nombre.

© loki vinodelfin dijo...

Y otra vuelta más:
Hay lluvia y sol que recuerdan a esos monumentos que no son los únicos que observan a los mismos viejos solitarios que sea acompañan de tres o cuatro perros famélicos recogidos en la calle.

http://www.youtube.com/watch?v=Qud3Gd1HEDE

Un abrazo Santiago.

josé luis dijo...

Tal vez, nos recuerdan que los tiempos no cambian tanto. A pesar de los avances...

Editor dijo...

Magnífica idea y perfecto complemento lo que proponen Bea y David. las historias nunca se cierran, ni siquiera con un punto y final están acabadas. A veces es justo ahí donde comienzan
Bello poema, anónimo.

Los tiempos, José Luis, cambian y, sobre todo, como cantaba el maestro Dylan, están cambiando. Un abrazo.