23 de julio de 2009

Invitación

Ese niño que corre por la orilla detrás de las gaviotas es tu pasado que viene a invitarte al recuerdo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy conmovedor y expresivo.

gracias.

http://www.youtube.com/watch?v=5ofaoLKPz7c

Anónimo dijo...

Seriamente esculpiendo el recuerdo de aquel instante imborrable
robado al tiempo, al infinito ,al frío abismo de la muerte.
Se quedó ahí quieto para siempre entre los átomos de la luz.
Tu me amabas...
la luna y las estrellas brillaban en una conjunción única.
Las estrellas fugaces enardecidas bailaban y se convertían
en mareas plateadas únicas de colores y sonidos mágicos...
En la arena todavía está la huella de nuestros cuerpos.
Aquella ola nunca llegaría...
Aquella ola nunca borraría nuestra sombra anudada.
El tiempo tampoco llego a tiempo para desatarnos de nuestros cuerpos.
Las estrellas fugaces ahora tienen un recuerdo...

http://www.youtube.com/watch?v=GyKDxrsXO3w

Sílice dijo...

Y mira que yo... tengo en mi cabeza y en mi corazón una bandada de gaviotas y a una pandilla de niños corriendo tras ellas por la orilla de la playa o de la margen de un río... Y eso me ayuda a vivir, aunque a veces me deje heridas.

Un abrazo Santiago.

Inma

Editor dijo...

Gracias anónimo por conectarnos con Puccini
*
El tiempo no siempre logra desatar los cuerpos, sobre todo los cuerpos que se han amado mucho.
Esa canción que enlazas es realmente bella, imprescindible, y encima interpretada por Serrat, aunque el mismo diga que es Tarrés.
*
Creo que fue ese día, Inma, cuando empezamos escribir: cuando ellas volaban y se nos perdían en el horizonte asumimos las primeras sólo nos quedaba el consuelo del recuerdo y, con el tiempo, de la palabra.

Anónimo dijo...

Creo en favor de Serrat que todos alguna vez hemos sido Tarrés.

selenita dijo...

que curioso: para mi las gaviotas son ratas con alas, aves que indican presencia de suciedad e inmundicia humana...

Editor dijo...

Efectivamente, todos tenemos otro que siendo nosotros nos pervierte en la noche o en los sueños imposibles.
*

Es cierto que las gaviotas anidan en la putrefacción, por eso siempre salen al atardecer, para sobrevolar el detritus que hemos dejado atrás. Pero cuando éramos niños o adolescentes enamorados nos creíamos que venían a embellecer la tarde.

Sílice dijo...

Y aún ahora la embellecen, al menos yo nunca vi una gaviota sucia o con porquería en el pico...
(la suciedad, la mayor parte de las veces, es nuestra)

Editor dijo...

Tienes toda la razón. Ellas sólo comen lo que tienen a mano para lugo poder volar más alto y más tiempo cuando atardece.