11 de diciembre de 2009

El marido

El perfume se lo regaló su marido. Huele fatal. No sé cómo alguien la puede querer tan mal. Nadie se atreve a decirle que su olor es vomitivo y repelente. Su marido es un celoso tremendo que la espera cada día a la salida del trabajo. Desde que era adolescente había sido una mujer sin olfato y sin suerte en la vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

QUIEN ERA PEOR? EL O ELLA...

Sílice dijo...

Si al menos su infancia fue dichosa... porque hay personas que ni siquiera eso tienen.

Un abrazo, Santiago. Que sepas que te leo.

Editor dijo...

Para mí, por lo que conozco, suele ser siempre mucho peor él.
*
Seguro, Inma, que fue feliz en la infancia, y si no lo será de ahora en adelante. Un abrazo.