6 de enero de 2010

No estoy en Londres

Un sinvergüenza virtual se ha hecho con mi correo electrónico y se ha dirigido a todos mis contactos contando que estoy en Londres y que necesito dinero. No puedo acceder a mi correo para desmentirlo ni avisar a mis contactos; también ha logrado bloquear mi acceso a Facebook (accedo por ese correo). Les escribo esto a través de mi blog para desmentir a quien se empeña en ponerme donde no estoy. La verdad es que vivimos en una virtualidad descontrolada en la que cualquier vivales te puede hacer la puñeta. Sólo espero poder recuperar mis contactos y mis correos. Ya he denunciado en delitos informáticos de la policía y me he dirigido a Yahoo, aunque éstos últimos aún no han bloqueado al susodicho. El tipo ha ido a hacerme daño, y la verdad es que reconozco que con lo maniático que soy me ha jodido el Día de Reyes; pero como a todo hay que sacarle su lado positivo, también me ha dado un buen argumento para un relato (kafkiano, por supuesto) que me sentaré a escribir mañana mismo. Igualmente me ha permitido saber que tengo mucha gente con la que puedo contar. No he parado de recibir llamadas de amigos de medio mundo preocupados por mi situación, o avisándome de las andanzas de ese hideputa. Pueden contactar conmigo si necesitan alguna cosa a través de este blog o en santiagogil@santiagogil.com.

6 comentarios:

JRamallo dijo...

Tenía toda la pinta. Un abrazo y a por ese relato.

Anónimo dijo...

Pues menos mal, te iba a mandar el giro.
QUE SINVERGUENZ@S...

Anónimo dijo...

Yo suelo decir que es difícil disimular las mentiras cuando se escribe.

Al leer el mensaje, me lo tomé a broma. En su forma de expresarse, reconocí que no eras tú.

No se puede evitar mostrar lo más íntimo cuando escribes. Y eso, te hace, nos hace, irrepetibles y también nos desnuda ante los demás.

¡Suerte con esos problemillas! Estas cosas suelen ser demasiado lentas de resolver, en un mundo que se mueve a golpe de "click".

TreintaAbriles

Editor dijo...

Tienes toda la razón, Bea. Las cosas van demasiado lentas cuando debían ser vertiginosas si se quieren evitar daños. Los hackers van mucho más rápido que los que tendrían que protegernos. En fin. El viernes leo poemas en Madrid, en la Casa de Canarias, en la calle Jovellanos (frente al teatro de La Zarzuela) a las 20:30 horas. Pondré algo en el blog mañana o pasado cuando se confirme todo definitivamente. Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Hey amigoo como esta
a mi me acaba de suceder algo totalmente igual
quisiera saber si ud encontro alguna solucion y si logro recuperar su cuenta de correo, le agradezco su respuesta ya que en el correo tengo una informacion muy importante y no se que hacer

Editor dijo...

No te preocupes, puedes recuperar tu correo intacto: el hacker sólo borrará los correos que él ha gestionado y enviado: quien ataca es una especie de robot programado que sólo busca dinero cuando alguien responde a ese supuesto SOS londinense. Has de ponerte en contacto con los gestores de tu cuenta a través de su web, ir a una parte que pone phissing en donde indica que puedes denunciar los ataques sufridos y facilitar otra cuenta de correo electrónico (o la que pusiste en su día como cuenta supletoria). En unos días te enviarán un correo pidiéndote que respondas a las preguntas de seguridad que están en tu configuración, y cuando lo hagas correctamente te darán la opción de entrada incorporando una clave nueva. Mucha suerte.