28 de abril de 2010

Egos Revueltos

Nos queda la memoria. Venimos del olvido y volveremos de nuevo al mismo abismo desconocido; pero en medio nos permiten recordar, y a veces hasta nos dejan imaginar lo que ni siquiera hemos llegado a vivir. Cuando se escribe se entrega la palabra al lector. El escritor sólo es un médium, alguien que marca con signos lo que otros sueñan o dibujan en la arena. En los Egos Revueltos de Juan Cruz hay mucha memoria, mucha literatura y muchos argumentos para compensar el olvido que se espera luego de nosotros.

Hace tiempo que sólo escribo de libros que me gustan. Los otros se quedan a medias o van cayendo por el escotillón del olvido a medida que pasan los días y las páginas. En este formidable repaso que hace Juan Cruz de su vida, y de las vidas literarias que ha ido conociendo, hay motivos para el disfrute que uno espera siempre de la literatura. Ese placer ya lo habíamos encontrado en otros libros suyos de memorias, pero aquí además coincidimos con muchos de los egos que nos han hecho ser lo que somos. Hay mucho Cortázar y mucho Monterroso, mucho García Hortelano y mucho Aldecoa, mucho Bryce y mucho Vargas Llosa, mucho Cabrera Infante, mucho Pérez Minik y mucha pasión literaria, futbolera, oceánica y etílica. Es un libro que se escribe desde el sístole y el diástole que marca el compás siempre caprichoso de los recuerdos. La memoria de Cruz es como esas olas de Famara que lo mismo traen maderos de barcos a la deriva que rosas muertas de ofrendas amorosas: llegan a la orilla arrastrando todo lo que naufraga en el océano. Juan hace lo mismo con sus vivencias: va dejando que lleguen y que rompan en la orilla, y en ese flujo constante va del presente al pasado más lejano, de la ausencia siempre añorada a la media sonrisa que nos deja un renglón plagado de irónicas anécdotas o de vivencias hilarantes. Vale la pena adentrarse en ese mar literario en el que siempre navegamos siguiendo la estela de un nombre o de una ciudad que nos convida a la aventura. Estos Egos Revueltos se digieren de maravilla y nos dejan ese sabor que permanece en la memoria avivando todo el rato la necesidad de los viajes de vuelta. No dejen de disfrutar de este festín de la palabra y de la memoria al que nos invita Juan Cruz.

Egos Revueltos: Una memoria personal de la vida literaria.
Juan Cruz Ruiz
XXII Premio Comillas
Tusquets Editores. 479 páginas. 25 euros

El próximo sábado, 1 de mayo, a las 18:00 horas, presentaremos Egos Revueltos en la Feria del Libro de Las Palmas. Tendré el honor de realizarle una entrevista en directo a Juan Cruz sobre su trayectoria literaria y sobre los temas principales que se abordan en el libro.

1 comentario:

Sílice dijo...

¡Qué lástima estar lejos! Me habría encantado verle a él y por supuesto a ti.
Un abrazo.