16 de junio de 2010

Alzheimer

La mano te sigue saludando aunque ya no te conozca. Ni siquiera te vale recordarle que eres su hijo. Sólo reconoce su infancia.

2 comentarios:

daviddiepa dijo...

Y en esa infancia, en esa etapa maravillosa encontrará el amor que por los suyos siempre ha tenido.

http://www.youtube.com/watch?v=5IEahrtc2-w

Distintos dijo...

A veces es mejor olvidar, navegar en esas lagunas negras donde sólo permanecen intactos los recuerdos felices, sobre todo de cuando éramos inocentes.