5 de junio de 2010

Andares

Camina siempre deprisa para que no dejes nunca que te alcance la noche.

3 comentarios:

Lunática dijo...

Camina al paso justo y disfruta de la noche; descubre esos enormes espacios negros que te brinda, interrumpidos, de vez en cuando, de claridades que no debes perderte.
Saludos.

Fénix dijo...

Cuando caminamos deprisa nos perdemos los detalles.
Pensemos, que la noche nos da paso a un nuevo día para caminar, y la osucuridad nos hace valorar mucho más aún la luz.

daviddiepa dijo...

Y eso que parece que nos persigue tiene muchos nombres: apatía, miedo, indecisión, envidia...Quien no consigue que lo alcancen tiene el verdadero triunfo en esta vida.

P.D.: Te escribo Santiago desde un nuevo punto de encuentro, mi blog de Wordpress. Es algo que deseaba hacer para seguir avanzando. Nuevas ideas, nueva ilusión. Y la fuerza de siempre. Invitado estás.

Un abrazo amigo.