30 de julio de 2010

Enlaces

Nunca sabremos qué otras manos estarán unidas a las nuestras.

2 comentarios:

mucho_que_contar dijo...

Tal y como apunté, "con sólo seis palabras, dan mil vueltas los cerebros".

Es mucho más complejo de lo que parece. Y aplicable a mil situaciones diferentes. A veces te queda esa sensación de que conoces a ese individuo que pasa a tu lado a pesar que es la primera vez que lo ves en tu vida. O sufres un accidente o imprevisto y conoces a gente que te cambia la vida. O ves a una mujer que no tienes ni idea de cómo es, incluso desconoces su nombre, y quedan ganas de volverla a ver. Cada segundo que pasa, efectivamente, surgen lazos que unen nuestras manos a otras sin ni siquiera darnos cuenta.

Brillante. Un abrazo.

Distintos dijo...

Hay tantas cosas que nunca sabremos. Para eso están los sueños.