21 de agosto de 2010

Condiciones

El mar sólo te exige la mirada limpia de la infancia.

4 comentarios:

Elena dijo...

razón de ser lo que dices, transparente como el agua, el mar.

Editor dijo...

Yo aprendí a mirar en ese mar de Agaete que tú tienes tan cerca. La vida luego me ha enseñado muchas cosas, pero fue ahí, desde niño, cuando empecé a acercarme a lo que emociona.

Karmen dijo...

¿Y te parece poco requisito? yo aún lo intento a veces...

Editor dijo...

Pero nunca debemos olvidarlo. Por eso lo escribo.