26 de octubre de 2011

La estética de la derrota


El otro día manifestaba el escritor irlandés John Banville que la escritura es un combate en el que  sabes de antemano que vas a salir derrotado, pero que aun así no dejas nunca de luchar con todas tus fuerzas hasta el último aliento. Yo creo que el escritor norteamericano Bernard Malamud hubiera suscrito esas palabras. Sus cuentos, y también sus novelas, se acercan a los perdedores con todas las consecuencias de esas derrotas diarias ante las que  solemos pasar de largo cuando vamos por la calle. Él encontraba esa tienda venida menos, ese mendigo que vivió días de gloria, esa mujer rota por un desamor inesperado o ese superviviente que, por más que a veces reme, no logra salir nunca del mar en que vararon los desengaños. Malamud es la gran referencia de Philip Roth, y de hecho es el maestro al que visita Zuckerman –alter ego de Roth- en una de sus novelas más recomendables. No hay nada que sobre ni que falte en lo que escribe Malamud. Desde un primer momento parece que estás leyendo a un Chéjov redivivo que cuenta la cotidianeidad de Nueva York y sus barrios o que tiene a la Roma de los años cincuenta como un escenario perfecto para retratar a esos seres extraviados de sí mismos que transitan por la mayor parte de los relatos. Y junto a todo ello, encontraremos frases sentenciosas, poéticas e inesperadas que nos harán amar un poco más la literatura.

Bernard Malamud. Cuentos Reunidos.
Editorial El Aleph 785 páginas 29.95 euros





No hay comentarios: