12 de mayo de 2013

Sandías


No solo la cebolla llena de lágrimas tus ojos.
También la sandía humedece tus pupilas
con el recuerdo que deja el sabor de otros veranos,
porque esa fruta, encarnada y luminosa
 como un lejano atardecer de infancia,
también conserva el olor de las rocas y de las algas.
Por eso da lo mismo el mes en que la pruebes.
Siempre seguirá siendo agosto aunque estés lejos de la playa.

1 comentario:

nicolas161 dijo...

Hola, soy el webmaster de Espacio cultural, un blog que habla de todo aquello relacionado con el mundo de la historia y el arte, y quería saber si podría intercambiar enlaces con usted para mejorar la posición de nuestros blogs en los buscadores. Si está de acuerdo con el intercambio, agradecería que me lo comunicara en la siguiente dirección de email: contacto.espaciocultural@gmail.com

Un cordial saludo.

http://www.espacio-cultural.com/