3 de septiembre de 2013

Desiertos

El desierto es una gran extensión de arena,
pero también es una bóveda cercana de estrellas
que casi puedes alcanzar con la punta de tus dedos.
No hay paisaje, por desolado que parezca,
en el que no se termine asomando la belleza.
Esa arena también enseña a los ojos de la vida
que no hay perspectiva que no cambie con el tiempo.
Cada una de las sombras de las dunas que ves moverse
va alterando lentamente el efímero contorno del universo.







No hay comentarios: