27 de febrero de 2014

La extraña suerte

Te soñé mucho tiempo antes,
tu sonrisa, la sombra de tus manos,
pisaba sin rumbo por las calles,
lo saben las aceras y las madrugadas,
pero yo ya te había soñado
mucho antes de que tú llegaras,
estaba seguro entre tus abrazos,
en esa quimera de presentimientos
que siempre nos termina salvando.
Y da lo mismo el tiempo,
todos esos años, la extraña suerte,
lo que haya tardado en encontrarte.

1 comentario:

Olvido Oiva dijo...

Me gusta. Es bello.