27 de diciembre de 2008

Michael Jackson

Los domingos por la tarde, en los años ochenta y noventa, siempre había alguien imitando a Michael Jackson en los parques y las plazas de las grandes ciudades. En Covent Garden, en El Retiro o en Las Tullerías había un tipo con un radiocasete bailando Thriller como un poseído. Después desaparecieron todos coincidiendo con el declive de su ídolo. No sé qué habrá sido de cada uno de ellos, ni tampoco si seguirán bailando. Igual ya muchos están casados y con hijos, o trabajan de sol a sol y no tienen tiempo para estar con mitomanías. Alguna vez sí he llegado a pensar si no serían todos el mismo. Recordados desde la distancia de los años no encuentro diferencias entre unos y otros. La memoria los ha ido blanqueando igual que al que salía en los vídeos y en las entrevistas.

Realmente es él el que se ha terminado imitando grotescamente a sí mismo:

3 comentarios:

Acatos dijo...

La misma prensa que lo encumbró como si fuera un dios, lo destrozó como a un muñeco de trapo. Claro, el tío nunca ha estado muy bien de la cabeza y se ha buscado, al menos, un tiempillo en la cárcel (si lo que dicen de los niños es verdad).


Es una pena porque tenía canciones muy muy buenas, y sus videoclips solían ser los mejores.

mucho_que_contar dijo...

Este hombre debería ser un ejemplo de cómo no hay que hacer las cosas. Pienso a menudo que quien olvida la humildad y comienza a hacer ostentación de poder, el día que caiga al suelo de nuevo se la pegará bien pegada. Sea en el plano económico, como en el intelectual y de creación.

Santiago, en mi escritorio donde tengo tu blog en mis favoritos, he visto dos entradas "Las arrugas" y "La gaviota" que no se pueden leer al completo. ¿Es un problema general o es que mi ordenador ahora si que está pidiendo una jubilación en serio?

Un abrazo y feliz Navidad y todas esas cosas que se dicen por estas fechas.

Editor dijo...

No jubiles a tu ordenador que seguro que está más operativo que yo. El pasado viernes estaba programando entradas para los próximos días y sin darme cuenta publiqué directamente las que tenía que haber previsto para otros días. Supongo que al retirarlas dejé las consecuencias de mis despistes colgadas por la Red. En principio se publicarán enteramente los próximos días. Mil disculpas a todos.