13 de marzo de 2010

Gris

Una lluvia de matices que reniega de la noche.
Una mañana de otoño en el Río de la Plata.
Praga, Venecia, Lisboa.
La Cícer cuando llueve y es invierno.
Las calles de Amberes al caer la tarde.

2 comentarios:

Antonio Arroyo Silva dijo...

Santiago, poir lo visto nos hemos puesto borgianos al mismo tiempo. Así es el álgebra y la sinergia. Un abrazo.

Editor dijo...

Las casualidades borgianas, Antonio. Esta tarde también he estado leyendo las referencias a Borges que hace Juan Cruz en Egos Revueltos. Y la cosa es que esta entrada del blog está programada hace semanas, pero debe ser que hace semanas que ese otro yo (borgiano) presentía un día como el de hoy. Un fuerte abrazo.