15 de febrero de 2009

Los pelotazos

Desde niños aprendimos en el patio del colegio que los pelotazos que más duelen son los que no esperas.

4 comentarios:

Recién llegada dijo...

Exácto, las cosas inesperadas siempre duelen más.
Pero cuantas cosas que están ahí, las vemos venir y pensamos que están controladas, que el dolor será menor, nos damos cuenta cuando ya nos alcanza, el gran daño que nos ha hecho...

Tinópolis dijo...

Hola Santiago.
¡Cuántas historias nos dejaron impresas las aventuras del colegio!
Es entrañable.
Me llamó la atención esa frase escueta y de impacto que produce.
Un fuerte saludo.

Maldini dijo...

Como la vida maestro, como el amor; porque a veces los besos que más saben también son inesperados, como esas paalabras que le salen tan-bien, y quedan, también, marcadas para siempre como el primer pelotazo en.. o el pirmer beso en.

Recién llegada dijo...

Tienes razón Maldini, todo lo inesperado nos causa mayor impacto, no nos quedemos solo con lo negativo.
Un beso, un amor, una sonrisa, una mirada,....