4 de abril de 2009

Caballitos de mar

Estas calles cercadas de hormigón y cemento le han robado al mar su espacio de millones de años. La ingeniería y la arquitectura más vanguardista se han dado la mano para dejar a Poseidón sepultado y claustrofóbico debajo del asfalto. Entre estas calles navegábamos de niños y veíamos entre las rocas del fondo los caballitos y las estrellas de mar.

7 comentarios:

© loki vinodelfin dijo...

Es más que una lástima el crimen que se produce al despojarnos poco a poco todo lo que la Naturaleza nos ofrece. No nos damos cuenta muchas veces de lo importante que es ese paisaje que, aunque parezca sólo externo, es intrínseco a nuestras personas. Para mí ahí está el error, creer que está alejado de nuestra existencia.

Un abrazo lleno de esperanza en la vida Santiago.

Miranda dijo...

Amo el mar, poema silente,inalcazable y cierto.Divago entre la esencia de su soledad y hastío.
Me resisto a perderlo,me invade la fuerza de su sobrevivencia...Caballito marino,sentimiento,fuerza.

Fénix dijo...

Algún día el mar nos va a reclamar lo que es suyo.

Jaime dijo...

Para aquellos que nos hemos criado cerca del mar, contemplar cómo somos de descuidados y desagradecidos con todo aquello que nos ofrece, nos apena. Y siempre estamos volviendo a él en nuestros quehaceres más cotidianos y en gran parte de aquello en lo que pensamos. Llevamos una marca indeleble que nos une, sin remedio, a ese sabor salado y calmado...

Te dejo una casipoesía que acabo de inventarme, por si les apetece.

Un saludo para la familia. Y para todos los que te siguen en tu blog.
Jaime.

La Playa de Las Canteras.

Tiene la mar sonido
de voces lejanas;
murmullo gota a gota
de historias antiguas;
palabras que se forjaron,
ensalitradas,
escribiendo la historia
de nuestras vidas.

Dejamos huellas pequeñas
en la orilla serena
de Las Canteras,
repartiendo las cartas
de la fortuna
y fabricando rondas
a los destinos.
Nos creímos piratas
de bajeles grandiosos
repartiendo tesoros
de nuestros cofres jóvenes
de risas y de sueños.
Conquistamos amores
en los veranos locos,
y algunos naufragamos
entre las ruinas secas
del desengaño.

Hoy buscamos palabras
que nos devuelvan
la brisa que nos daba
la fresca bienvenida
cuando invadíamos
de vida aquella orilla
de nuestra amada
Playa de Las Canteras...

Editor dijo...

Tú, como yo, sabes de lo que es capaz el hombre cuando se cruza la ignorancia, la codicia y la especulación: el destrozo del Puerto de las Nieves de Agaete quedará como un baldón para la generación que permitió semejante atentado contra la belleza.

Gracias, Miranda, por los comentarios que has ido dejando en las distintas entradas. Tu talento enriquece este espacio.

Estoy de acuerdo contigo, Fenix: el mar siempre vuelve aunque tarde millones de año. Al final se volverá a hacer con todo, como al principio.

Hola Jaime, qué bien reencontrarte por aquí, y sobre todo reencontrar tus magníficos poemas. Sé que han vivido malos momentos últimamente, pero seguro que la fuerza de esa mirada que se asoma en la foto de tus comentarios los acabe venciendo. Si me das permiso le paso tu poema a Tino Armas para que lo cuelgue en www.miplayadelascanteras.com. Ya me cuentas

Treinta Abriles dijo...

La imaginación de los niños es poderosa. Los caballitos seguirán allí debajo. Sólo necesitan que alguien se lo cuente.

Jaime dijo...

Estamos trabajando en ello, Santiago. Veremos cómo van yendo las cosas, aunque nos cuesta ser conscientes de lo que hay. Ya les llamaremos cuando dispongamos de algo más de tiempo, a ver si nos damos una buena comilona o nos sentamos a charlar con algo de calma, que eso siempre viene bien...
Puedes pasarle el "poema" a Tino, aunque no sé yo si esas letrillas igual hacen desanimar a la gente y se nos queda vacía la playa... :D
Un beso para la guapetona de mi prima, y un fuerte abrazo para ti.